Los Misterios del Rosario

Misterios Gozosos
(lunes y sábados)

  1. La Anunciación del ángel a María Santísima y la Encarnación del Hijo de Dios (Lucas 1, 26-38);
  2. La Visitación de María Santísima a su prima Isabel (Lucas 1, 39-56);
  3. El Nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén (Lucas 2, 1-20);
  4. La Presentación del Niño Jesús en el templo y la Purificación de María Santísima (Lucas 2, 22-38);
  5. El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo (Lucas 2, 41-50).

Misterios Luminosos
(jueves)

  1. El Bautismo de Jesús por Juan en el Río Jordán (Mateo 3, 13-17; Marcos 1, 9-11; Lucas 3, 21-22);
  2. La Autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná (Juan 2, 1-11);
  3. El Anuncio del Reino de Dios e invitación a la conversión (Mateo 4, 12-17; Marcos 1, 14-15; Lucas 4, 14-21);
  4. La Transfiguración de Cristo en el monte Tabor (Mateo 17, 1-8; Marcos 9, 2-8; Lucas 9, 28-36);
  5. La institución de la Eucaristía (Mateo 26, 26-29; Marcos 14, 22-25; Lucas 22,19-20).

Misterios Dolorosos
(martes y viernes)

  1. La Oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní (Mateo 26, 36-46; Marcos 14, 32-42; Lucas 22, 39-46);
  2. La Flagelación de Jesús atado a la columna (Juan 18, 36-40; 19, 1);
  3. La Coronación de espinas (Mateo 27, 27-30; Marcos 15, 16-19; Juan 19, 2-3);
  4. Jesús con la Cruz a cuestas camino al Calvario (Mateo, 27, 31-32; Marcos 15, 20-21; Lucas 23, 26-31; Juan 19, 14-22);
  5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo (Lucas 23, 33-34, 44-46; Juan 19, 25-37).

Misterios Gloriosos
(miércoles y domingos)

  1. La Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo (Mateo 28, 1-7; Marcos 16, 1-9; Lucas 24, 1-8; Juan 20, 1-9);
  2. La Ascensión de Jesús al Cielo (Marcos 16, 19; Lucas 24, 50-51; Hechos 1, 9-11);
  3. La Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles el día de Pentecostés (Hechos 2, 1-4);
  4. La Asunción de la Virgen María al Cielo (Salmo 16, 8-11; 1Corintios 15, 20-22);
  5. La Coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado (Apocalipsis 12, 1; Lucas 1, 48-49).

A la contemplación del rostro de Cristo sólo se llega escuchando, en el Espíritu, la voz del Padre, pues «nadie conoce bien al Hijo sino el Padre»...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,634 other subscribers