XXVII Domingo durante el año: parábola de los labradores malvados

El Evangelio de hoy (Mateo 21, 33-43), nos presenta la parábola de los labradores malvados, como una figura de la historia de la salvación.

XXVII Domingo durante el año: parábola de los labradores malvados

Jesús vino al mundo obedeciendo la voluntad del Padre por amor a ti y a mí. Pero nosotros, a veces, nos comportamos como esos labradores. Por nuestro orgullo, en ocasiones, nos separamos del amor de Dios, pues pensamos que podemos nosotros solos, sin su ayuda. Recordemos a San Agustín: “Fue orgullo lo que transformó ángeles en demonios; es humildad lo que convierte hombres en ángeles”.

Miremos la segunda lectura (Filipenses 4, 6-9), «Nada os preocupe; sino que, en toda ocasión, en la oración y súplica con acción de gracias, vuestras peticiones sean presentadas a Dios.» Y la promesa no puede faltar: «Y el Dios de la paz estará con vosotros.»

Veámoslo así: El llamado es a confiar. Podemos y debemos alimentar esa confianza y esa paz con la oración, el rezo del santo rosario y con los sacramentos.

Cuando nuestro corazón está en paz, las vicisitudes diarias no van a lograr quitarnos esa paz del corazón. Porque está ahí firme. Pero ¿y qué hacemos cuando llegan los grandes problemas? Pues aumentar la dosis de oración. Dice el Evangelio: «Y lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis, visteis en mí, ponedlo por obra.»

Quiero terminar con esta frase de Santa Teresa de Jesús: “Todo esfuerzo vale poco, si no dejamos de confiar en nosotros mismos, para confiar sólo en Dios.”

Gracias Señor porque sé que tú me sostienes.

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,579 other subscribers

Enlaces recomendados