XXV Domingo durante el año: no podéis servir a dos Señores

El domingo pasado leíamos la parábola del hijo pródigo, o llamada, del Padre Misericordioso. Hoy, en el capítulo siguiente (Lucas 16, 1-13), vemos el relato del administrador infiel.

XXV Domingo durante el año: no podéis servir a dos Señores

Ciertamente este relato está muy lejos del de la semana pasada. Jesús sabe que el perdón y la misericordia escasean en este mundo y nos lo demuestra a través de esta parábola.

Veámoslo así: nuestro ser materialista, procede con astucia cuando tenemos que tomar decisiones financieras. En cambio, como cristianos, no solemos buscar el Reino de Dios con dedicación o empeño.

¿Por qué somos indiferentes con las cosas del Reino y tan astutos para las cosas materiales? ¿Vivimos sólo para hacer dinero o para buscar la salvación de nuestra alma? ¿A qué le damos prioridad en nuestra vida?

Dice la Palabra: «No podéis servir a Dios y al dinero.»

La realidad es que es imposible amar a ambos al mismo tiempo. El uso que damos al dinero, debe reflejar la disposición de nuestro corazón a compartir lo que tenemos.

Muchas veces se nos dificulta ser generoso con el dinero. Nos justificamos argumentando lo mucho que nos cuesta ganarlo. Pídele al Señor que te libere del apego a los bienes materiales y te abra el corazón, poco a poco actuarás con generosidad y amor desinteresado.

Una vez le preguntaron a Santa Madre Teresa de Calcuta: ¿Cuál es nuestra mayor pobreza? Ella respondió: La falta de amor.

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Comentarios

  1. Ok

    Oscar Calderón

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,580 other subscribers

Enlaces recomendados