XXIV Domingo durante el año: quien pierda su vida por Mí la salvará

Decía San Agustín: “En lo esencial, unidad; en lo dudoso, libertad; en todo, caridad.”

Nos da trabajo diferenciar lo esencial, de lo dudoso y luego, nos da mucho trabajo vivir la caridad. Recordemos a San Pablo: «…la mayor de todas ellas es la caridad» (1Corintios13, 13).

XXIV Domingo durante el año: quien pierda su vida por Mí la salvará

El Evangelio de hoy (Marcos 8, 27-35) Jesús pregunta: «Y vosotros, ¿quién decís que soy?»

Una manera de responder, es evaluar cómo estoy viviendo la Misa. Los gestos, llegar temprano y orar las Lecturas antes, son algunas cosas que nos ayudan. Es estar conscientes que Jesús está allí, Vivo, Presente y Real. Una vez descubro el tesoro que es la Misa, quiero vivirla más frecuentemente.

El Señor quiere hoy acercarse a la profundidad de tu corazón. Dice el Evangelio, que Jesús los instruía y les contaba lo que iba a suceder. Que sería condenado y ejecutado … y que resucitaría al tercer día.

Finalmente nos invita: «El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga». Renunciar, cargar y seguir. Tres palabras que nos dan la clave, ante tanta incertidumbre, opiniones, instrucciones… Vivamos la caridad.

Esta es la promesa: «El que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará.»

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,600 other subscribers

Enlaces recomendados