XVIII Domingo durante el año: guardaos de toda clase de codicia

En el Evangelio de hoy (Lucas 12, 13-21), una persona del público le hace una pregunta a Jesús. Me parece que estaba ante la gran oportunidad de su vida.

XVIII Domingo durante el año: guardaos de toda clase de codicia

Si pudieras hacerle una pregunta a Jesús, ¿cuál sería? Imagina un turno, para hacerle una consulta al mismo Jesús.

La persona de la lectura preguntó sobre una disputa familiar por dinero. ¿Hablarías tú de lo mismo?

La respuesta de Jesús es clara: «Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.»

Jesús quiere que te cuides de no caer en el amor a los bienes materiales. Porque la codicia es un obstáculo en tu relación con Dios y con tus hermanos.

Antes de preocuparnos por las posesiones, debemos conformarnos con lo que tenemos, sabiendo que todo es don de Dios. Un regalo del Señor. De la misma manera, estamos llamados a ser generosos con lo recibido, cuidar de la familia y compartir con el hermano.

El llamado es a ser ricos ante Dios y a cuidar el tesoro del cielo. Decía san Antonio de Padua: “La puerta del cielo es baja, y quien quiere entrar debe necesariamente inclinarse. Nos lo enseñó el propio Jesús, quien, al morir, inclinó la cabeza”.

Espíritu Santo concédeme sabiduría para buscar solo aquellas cosas que son valiosas para ti.

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,580 other subscribers

Enlaces recomendados