XVII Domingo durante el año: Señor, enséñanos a orar

Hace varias semanas les compartía que los discípulos no le pidieron a Jesús que les enseñara a predicar, ni a sanar; sí le pidieron que les enseñara a orar. Ellos sabían que si oraban como Jesús oraba, recibirían fuerza de lo Alto y esa era la clave.

XVII Domingo durante el año: Señor, enséñanos a orar

Precisamente, en el Evangelio de hoy (Lucas 11, 1-13), le dicen: «Señor, enséñanos a orar.» Y Jesús les dijo: «Cuando oréis decid: Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino…»

Jesús se refirió a Dios diciéndole “Padre”. Los discípulos quedaron sorprendidos, porque en la fe judía no era común llegar a este nivel de confianza.

Pero en Cristo, ellos vieron el tierno corazón del Hijo, receptivo a los deseos de su Padre. El Hijo comprometido a trabajar para que el plan de salvación, trazado por el Padre, se cumpliera.

Fíjate cómo lo describo: “receptivo y comprometido”. Precisamente de esto se trata la santidad. De buscar y hacer la voluntad de Dios. El deseo de que el Reino de Dios quedara establecido, fue el tema central de la vida de Jesús.

Cuida la calidad de tu oración, no me canso de repetirlo. Si permaneces en Cristo y cumples sus mandamientos, podrás responder al llamado y ser instrumento de su misericordia y ayudar a establecer el Reino de Dios.

Señor, inúndame de ti, quiero ser un reflejo de tu amor.

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,580 other subscribers

Enlaces recomendados