XIX Domingo durante el año: Señor… ¡sálvame!

El Evangelio de hoy es uno de mis preferidos (Mateo 14, 22-33), pues una breve lectura recoge un mensaje abarcador y hermoso.

XIX Domingo durante el año: Señor… ¡sálvame!

Hay varias citas que sobresalen, como cuando los discípulos gritaron llenos de miedo y Jesús dijo: «¡Ánimo, soy yo, no tengan miedo!»

Luego Pedro, con sus habituales dudas, y Jesús responde: «Ven.» Pero al comenzar a andar sobre el agua, quitó su vista de Jesús, le dio miedo y gritó: «Señor, sálvame.» Enseguida Jesús extendió su mano, lo agarró y dijo: «¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?» Los otros se postraron.

Creo que todos nos podemos identificar. Ellos sintieron miedo, como nos pasa a nosotros. También tuvieron dudas y luego, al escuchar la voz de Dios, pasaron a la entrega confiada.

Recientemente escuché un testimonio de alguien que asistió a una adoración por complacer a unos amigos. Allí se le acercó uno de ellos y, conociendo por lo que estaba pasando, le dijo: Jesús quiere hablarte hoy, esta es una buena oportunidad para escucharlo. Aquel hombre, sumergido en su dolor, responde: He decidido no hablarle más al Señor. Su amigo dice: Aunque tú no le hables, Él te seguirá hablando, te seguirá amando y pacientemente esperará tu regreso.

Aquel hombre, en la adoración, escuchó la voz de Dios que lo llamaba y le decía: «¡Ánimo, soy yo, no tengas miedo!». Para luego, con confianza, entregarle su dolor a Jesús.

Señor, te pido perdón por las veces que he dejado que el miedo y la duda me dominen, ayúdame a mantener mi mirada en Ti, «¡Señor, sálvame!».

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,578 other subscribers

Enlaces recomendados