XIV Domingo durante el año: el hijo del carpintero

El domingo pasado nos Consagramos todos al Sagrado Corazón de Jesús. Verdaderamente fue hermoso. ¿Y ahora qué? En primer lugar, pidámosle a San José nos ayude a mantenernos fieles. En segundo lugar, oremos por quienes no hicieron la Consagración. Para que el Señor toque sus corazones.

XIV Domingo durante el año: el hijo del carpintero

En el Evangelio de hoy (Marcos 6, 1-6), «… la multitud que lo oía se preguntaba asombrada: ¿De dónde saca todo eso?». Mientras que Jesús, «se extrañó de su falta de fe».

En la Segunda Lectura (2Corintios 12, 7-10) dice San Pablo: «Para que no tenga soberbia, me han metido una espina en la carne». Sabemos que Pablo sufría amargamente por esa espina. Pero a pesar de pedirlo, el Señor no lo sanaba. Más bien el Señor le respondió: «Te basta mi gracia; la fuerza se realiza en la debilidad».

La sanación es un misterio y como tal no vamos a poder comprenderlo completamente. Lo que sí sabemos es que el Señor nos acompaña siempre. Él conoce nuestras espinas y tiene un plan para nuestras vidas. Él sabe. Así que a nosotros nos toca confiar.

«Por eso, vivo contento en medio de mis debilidades… y las dificultades sufridas por Cristo. Porque, cuando soy débil, entonces soy fuerte.»

Señor, ayúdame a soportar las espinas de mi vida. Señor, soy débil, hazme fuerte. Señor, mira mi sufrimiento, no puedo solo, pero sé que ¡Tu gracia me basta!

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,598 other subscribers

Enlaces recomendados