VI Domingo de Pascua: la paz os dejo, mi paz os doy

Hermoso el Evangelio de hoy, tomado de Juan 14, 23-29. Veamos el contexto: Los Apóstoles se sentían tristes y preocupados. Jesús les acababa de anunciar que Judas lo traicionaría, que Pedro lo negaría y que Él se iría para volver al Padre. Casi nada para una Cena.

VI Domingo de Pascua: la paz os dejo, mi paz os doy

Jesús sabía que todo esto era muy difícil de sobrellevar. Por eso les prometió que no los dejaría solos y que dentro de poco podrían gozar del Defensor, el Espíritu Santo, que vendría sobre ellos, para que los guardara en Su paz.

«La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo.»

Yo lo veo así: Jesús me está hablando de una paz que es hermana de la alegría. Paz, fruto del amor y como don de Jesús. Una paz que el mundo trata de ofrecerme, pero que no puede darme. La paz que desea y necesita mi corazón sólo me la pueda dar Jesús.

«Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde.» Es una invitación a confiar y a entregarme totalmente a la voluntad del Padre, como hizo Jesús. Que permaneció firme y fiel al amor del Padre. Aún cuando sabía que se acercaba la hora de la Cruz.

Espíritu Santo, reafirma en mí la confianza en el Padre y en su plan para mí. Amado Jesús, que pueda vivir cada día en tu paz, en tu presencia y cerquita de tu Sagrado Corazón.

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,574 other subscribers

Enlaces recomendados