No se lo tengas en cuenta

San Esteban fue el primer mártir de la Iglesia. Perteneció a la primera comunidad cristiana y ayudó a los Apóstoles como diácono.

No se lo tengas en cuenta

Ayer celebramos el nacimiento de Jesucristo. Hoy celebramos fiesta los cristianos recordando el primer hombre que amó más a Jesucristo que a él mismo, el primero que muere por Jesús, el primer mártir: el joven Esteban.

¿Sabes cómo murió? A pedradas, más o menos nueve meses después de la crucifixión. Y fue así. Cuentan los Hechos de los Apóstoles que Esteban, lleno de gracia y de virtud, hacía prodigios y grandes señales en el pueblo. Los que le escuchaban no podían resistir su sabiduría. Le cogieron los judíos y le acusaron de blasfemar contra Moisés y contra Dios. Todos los que estaban sentados en el Sanedrín vieron su rostro como el rostro de un ángel.

Le dejaron hablar y, en vez de excusarse o buscar alguna salida, aprovechó que le escuchaban para explicar el cristianismo. Sus oyentes se indignaron tanto que sus corazones se llenaron de rabia, sus dientes rechinaban, gritaban a grandes voces, se tapaban los oídos, se echaron encima de él, lo sacaron fuera de la ciudad, y lo apedrearon. Esteban, mientras tanto, repetía: «Señor Jesús, recibe mi espíritu». Después, cayendo de rodillas, lanzó un grito: «Señor, no les tengas en cuenta este pecado.» Y con estas palabras, expiró (Hechos 6 y 7).

¿Cuándo aprenderemos que ser cristiano no es meramente «cumplir», o «ser bueno»? Ser cristiano es amar. Amar a Jesús que vive, a quien conocemos por el Evangelio y por la oración, quien habita en nuestra alma en gracia y en la Eucaristía. Amar a los demás, hablándoles de nuestra fe, que es lo mejor que tenemos. Amar a los enemigos, perdonándoles y pidiendo por ellos. Poner antes a Jesucristo que a nosotros mismos: «Quien ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y quien ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí; y quien no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí. Quien encuentre su vida, la perderá: pero quien pierda su vida por mí, la encontrará» (Mateo 10, 37-39).

Concédenos, Señor, la gracia de imitar a tu mártir Esteban y de amar a nuestros enemigos, ya que celebramos la muerte de quien supo orar por sus perseguidores. Que usemos el corazón en amar. Que sepamos amarte a ti más que a nuestra propia vida. Que aprovechemos cualquier ocasión para hablar de ti a los demás, aunque no nos entiendan. ¡Amar, amar, amar!


Fuente: Diciembre. Adviento. Navidad, por el Padre José Pedro Manglano.

Comentarios

  1. AMÉN.

    PEDRO ARSENIO LAVARREDA ANLÉU.

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,643 other subscribers

Enlaces recomendados