La Visita a las Siete Iglesias

Una de las devociones más arraigadas a la cultura popular durante la Semana Santa es la visita a las siete iglesias. Durante la noche del Jueves Santo y la mañana del Viernes Santo, muchos católicos peregrinan visitando los “monumentos” o los sagrarios de estas iglesias, donde rezan y acompañan a Jesús durante en rato. La idea es agradecerle a Jesús por los dones de la Eucaristía y el Sacerdocio, que instituyó aquella noche santa, y acompañarle en la soledad y sufrimientos al comienzo de su Pasión. Hay varias formas de rezar las “estaciones”, aquí compartimos una de ellas.

La Visita a las Siete Iglesias

Primera iglesia: Jesús en el Huerto

Medita: Al llegar Jesús al Huerto de Getsemaní su alma se llenó de tristeza, entró en agonía ante la visión de los sufrimientos que se le venían encima y la ingratitud de la humanidad. Oró por espacio de tres horas con lágrimas y sudor de sangre que en gotas cayó en tierra. Aquí llegó Judas y con un beso lo entregó a quienes vinieron a aprenderle, aunque más bien fue su Amor a ti y a mí el que le entregó.

Oración: Te compadecemos Jesús, y te damos gracias por lo que sufriste por nuestra Salvación en la Oración del Huerto. Nos duele la traición y alevosía con que fuiste hecho preso. Concédenos fortaleza en nuestros sufrimientos y danos el don de la oración.

Se rezan un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria en cada Iglesia.

Segunda iglesia: Jesús en casa de Anás

Medita: Jesús, maniatado como un vulgar malhechor, interrogado por Anás sobre sus discípulos y doctrina, responde con entereza y mansedumbre que pregunte a quienes le han escuchado y que saben bien lo que Él ha dicho y enseñado. Un guardián le dio una bofetada.

Oración: Jesús, te compadecemos; te damos gracias por la injusta humillación que sufriste al ser abofeteado. Te pedimos que nos ayudes a hablar con firmeza, serenidad y educación y a respetar a nuestros interlocutores.

Tercera iglesia: Jesús en casa de Caifás

Medita: Aquí Jesús tiene que oír cómo se tergiversan sus doctrinas. Cómo se aducen falsos testimonios en su contra. Cómo se le reta a proclamar que es Hijo de Dios, pero sin intención de reconocerle. Cómo Pedro niega conocerle. Cómo se le declara reo de muerte.

Oración: Jesús, tú eres la verdad y se amontonan mentiras para callarte. Has dicho: la verdad los hará libres y tienes que ver cómo la mentira nos esclaviza. Has dicho: ustedes son mis amigos y con qué facilidad te negamos. Jesús, por esas traiciones te pedimos ser tus testigos valientes, veraces y fieles.

Cuarta iglesia: Jesús ante el Sanedrín

Medita: Jesús está sólo ante el sanedrín. Los discípulos han huido. Dejan que Jesús afronte solo su suerte. Alrededor de él ahora queda sólo un grupo hostil que desea su muerte. “No por ninguna obra buena -afirmaban-, sino por la blasfemia, porque tú, que eres hombre, te haces Dios” (Jn 10, 33). Ahora el sumo sacerdote le apremia a declarar ante a todos si es o no Hijo de Dios. Jesús lo confirma, firmando así la propia condena a muerte.

Oración: Señor mío Jesucristo, creo firmemente que la Santa Misa es el sacrificio del Calvario, que te haces presente en nuestros altares. Creo firmemente que el pan y el vino se convierten en tu Cuerpo y en tu Sangre por las palabras de consagración de nuestros sacerdotes que te representan a Ti.

Quinta iglesia: Jesús en casa de Pilato

Medita: Jesús es acusado ante Pilato de malhechor, alborotador del pueblo, que prohíbe pagar el tributo al César y que se proclama rey. Pero Él también anuncia que todo el que es de la verdad escucha su voz. Lo que piden es que sea condenado a muerte.

Oración: Jesús, te proclamamos Rey y Señor, porque eres el único Rey de la Verdad, de la Vida y del Amor. Te compadecemos por la tristeza que tiene que darte el descaro con que te calumnian y por la ceguera con que juegan con las palabras salidas de tu boca. Te pedimos que limpies nuestros labios y corazones para que nuestras vidas den testimonio de Ti.

Sexta iglesia: Jesús en casa de Herodes

Medita: Herodes, curioso, pero sin compromiso, se alegra de ver a Jesús. Espera divertirse viéndole hacer algún milagro. Jesús guarda silencio ante la palabrería con que Herodes le halaga. Al no tener respuesta le desprecia, se burla de Él, poniéndole una túnica blanca.

Oración: Jesús, Sabiduría del Padre, ahora guardas silencio. Por Ti los sencillos y humildes han visto el poder de Dios y lo han celebrado con gozo grande, ahora está cabizbajo. Te agradecemos la lección que nos das, te compadecemos por el ultraje que recibes y te pedimos la gracia de saber cuándo hablar y callar.

Séptima iglesia: Jesús de nuevo en casa de Pilato

Medita: Pilato reconoce que Jesús ni es alborotador ni ha cometido delito alguno de los que le acusan. Como que quiere dejarle libre; pero claudica ante las presiones de los adversarios que han jurado acabar con Jesús porque les resulta incómodo y sus enseñanzas chocan con sus intereses. Jesús es condenado a muerte de cruz, flagelado, coronado de espinas.

Oración: Jesús, te compadecemos por las injusticias cometidas en este proceso al que fuiste sometido. Compadecemos en Ti a cuantos por ser fieles a la verdad y a la causa de Dios en sus hijos son tratados injustamente. Te pedimos la gracia de la piedad divina ante nuestras injusticias.

Comentarios

  1. AMÉN.

    Pedro Arsenio Lavarreda Anleu
  2. Muy buena reflexión, gracias por ayudarme a seguir a Jesús.

    Miladys

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,655 other subscribers

Enlaces recomendados