IV Domingo de Pascua: el Buen Pastor y la puerta de las ovejas

IV Domingo de Pascua: el Buen Pastor y la puerta de las ovejas

Escucho el Evangelio de hoy (Juan 10, 1-10) y me pregunto, ¿estoy adentro o afuera del corral?

Jesús se describe: «Yo soy la puerta». Seguido, nos hace la promesa: «quien entre por mí se salvará».  Es una clara invitación a acercarnos a Él. Esto es, pasar por Jesús para conocer a Dios, el Padre Misericordioso.

En varias ocasiones, Jesús se describe como: … el pan de vida; la luz del mundo; el buen pastor; la resurrección y la vida; la vid verdadera; el camino, la verdad y la vida. Estos son los llamados siete ‘Yo Soy’ de Jesús.

¿Y quién es Jesús para mí? ¿Qué relación tengo con Jesús? ¿En qué corral estoy?

Les confieso que yo no siempre he estado dentro del corral. Peor aún, me ha pasado que creo que estoy adentro, pero la verdad es que estoy afuera.

Recuerdo hace muchos años. Yo llegaba a casa tarde, al salir de un seminario. Llovía sin parar y al llegar al frente de mi casa, tres individuos me asaltaron. Mi esposa estaba adentro, embarazada y nuestra hija mayor, que tendría unos 3 años. Yo oraba para que no entraran a la casa. Los asaltantes se llevaron mis pertenencias, me golpearon y se fueron. Mi esposa Mari Carmen salió a auxiliarme tan pronto ellos se fueron. Yo en el piso, me levanté, entramos a la casa y de rodillas dimos gracias a Dios, porque estábamos vivos. Aquel incidente me sirvió para darme cuenta que, realmente, estaba fuera del corral. Damos gracias a Dios por aquel evento que me hizo despertar. Dios permitió aquello, por un bien mayor.

Con todo lo que está pasando en el mundo, Jesús quiere decirte algo. Él quiere que abras tu corazón para recibirlo. Reconociendo que la ‘puerta’ no necesariamente es a tu medida, ni a tu gusto.

Sigue el Evangelio: «yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante». Esto requiere que yo dé el paso, que escuche Su voz y Lo siga: «… las ovejas lo siguen, porque conocen su voz».

Jesús es el Buen Pastor de nuestras almas, de nuestro corazón, el que cuida, el que guía, el que protege, el que dirige, el que ama, el que te llama por tu nombre. Él es el Hijo que vino a mostrarnos al Padre. Entonces, ¿por qué temo?

Dice el Salmo 22: «El Señor es mi Pastor, nada me falta». Repite este Salmo con confianza, que Jesús te está escuchando. «El Señor es mi Pastor, nada me falta».

¡Adelante, con fe!

Diác. Richie

Comentarios

  1. AMÉN

    PEDRO ARSENIO LAVARREDA ANLÉU.

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,650 other subscribers

Enlaces recomendados