IV Domingo de Cuaresma: Jesús es la Luz del mundo

Ya estamos en el cuarto domingo de Cuaresma y en el Evangelio (Juan 9, 1-41) le preguntan al ciego: «¿Y cómo se te han abierto los ojos?» Él responde: «Ese hombre que se llama Jesús hizo barro, me lo untó en los ojos y me dijo que fuese a Siloé y que me lavase. Entonces fui, me lavé, y empecé a ver.»

IV Domingo de Cuaresma: Jesús es la Luz del mundo

Jesús fue causa de gran alegría para aquel ciego. El creyó y recibió la vista física y también la luz de Cristo. Por otro lado, los fariseos, que pensaban que veían claramente, permanecieron ciegos, por la dureza de su corazón y su vida de pecado. Cuidado, que nosotros a veces caemos en esta actitud también y nos creemos que vemos todo claramente.

Jesús quiere que veamos a los demás, no como pecadores sino como hermanos y hermanas a quienes se les ofrece la misma misericordia que hemos recibido nosotros. Jesús no quiere que le demos rienda suelta a nuestros juicios y sí que seamos bondadosos.

El mensaje de hoy es claro: la luz de Cristo es necesaria para ver la realidad, en su verdadera dimensión. Sin la luz de la fe seríamos prácticamente ciegos.

En tu rato de oración personal pídele: Señor Jesús, te pido que sanes mis ojos y me permitas ver como Tú ves. Quítame el juicio que hago constantemente contra mis hermanos. Quiero, mi amado Señor, verte cada día con más claridad.

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,578 other subscribers

Enlaces recomendados