IV Domingo de Adviento: ¡Alégrate… el Señor está contigo!

Les confieso que no me canso de leer este Evangelio (Lucas 1, 26-38). Es como si estuviera allí presente.

IV Domingo de Adviento: ¡Alégrate… el Señor está contigo!

«El ángel, entrando en su presencia, dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Y te lo dice hoy a ti. Alégrate, porque Él está contigo. Alégrate, porque Dios tiene un hermoso plan para ti. Alégrate, porque Él te ama con locura.

«No temas.» María, a pesar de sus temores y de su juventud, se ofrece al servicio de Dios. María confió en el plan de Dios. El Señor te invita a ti hoy a confiar. Arriésgate a optar por Jesús.

«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra» fue la respuesta de María. Un sí total y completo. Un sí, alegre, humilde y perseverante. Un sí como el de María. ¡Sí Señor, te amo y te necesito en mi vida! Te invito a diariamente tomar la decisión de decir sí. «Porque para Dios nada hay imposible.»

¿Es posible ser santos? Sí, imitando la escucha obediente de María. Podemos ser santos diciéndole sí a Jesús.

Ya se acerca el día de Navidad. Me doy cuenta que Jesús me ama con locura y yo quiero corresponderle todo ese amor. ¿Qué piensas regalarle al Niño que nace?

¡Feliz cumpleaños Jesús!

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,634 other subscribers

Enlaces recomendados