II Domingo durante el año: aquí estoy, Señor, para hacer tu Voluntad

Juan Bautista vio que el Espíritu Santo descendía sobre Jesús en forma de paloma y se convertía así en testigo del cumplimiento de la promesa de Dios. Juan bautizaba con agua y sabía que él no era más que un hombre de limitada capacidad. Sabía que Jesús era el Hijo de Dios, que había venido a bautizarnos con el Espíritu Santo y a redimirnos.

II Domingo durante el año: aquí estoy, Señor, para hacer tu Voluntad

Juan, en el Evangelio de hoy (Juan 1, 29-34) dice: «Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.»

En nuestro Bautismo recibimos el poder del Espíritu Santo y estamos llamados a dar testimonio. Esto es, llamados a hablar de Jesús en nuestro diario vivir. Con lo que hacemos y decimos. Llamados a anunciar a los cuatro vientos que el Espíritu Santo es capaz de transformar nuestra vida.

Cuando en la Misa, el sacerdote repita las palabras del Evangelio de hoy: «Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo»; responde como el centurión con alegría, “Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”. Sabiendo que el Señor quiere y puede sanar tu corazón.

Luego, mirando a Jesús sacramentado dile como en el Salmo 39: «Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.»

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,598 other subscribers

Enlaces recomendados