II Domingo de Adviento: reconociendo nuestra pequeñez ante el Señor

Hoy, segundo domingo de Adviento, la liturgia nos regala el Evangelio de san Marcos 1, 1-8. Vemos a san Juan el Bautista ‘una voz grita en el desierto,’ preparando el camino del Señor. Dice: «Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero Él os bautizará con Espíritu Santo.»

II Domingo de Adviento: reconociendo nuestra pequeñez ante el Señor

Juan Bautista no tuvo problemas en reconocer a Jesús como más grande que él. Estamos hablando de reconocerse pequeño y sencillo. Esto me recuerda a Santa Teresita: “Lo que agrada a Dios de mi pequeña alma, es que ame mi pequeñez y mi pobreza.”

Es precisamente ahí donde Dios se quiere encontrar con nosotros, cuando reconocemos nuestra pequeñez. No es en los éxitos o logros, sino en la fragilidad donde Dios quiere hablarnos.

Juan Bautista entendía esto perfectamente; además sabía que el arrepentimiento y la conversión son esenciales para seguir al Maestro. Hablamos de un cambio interior que se debe manifestar en nuestro exterior; es decir, en todo lo que hacemos y decimos. Juan Bautista lo supo y ahí radica su grandeza: en reconocer que «El Señor no tarda en cumplir su promesa» (2Pe 3, 9).

Te invito, en este Adviento, a reconocer sinceramente los cambios que debes hacer y te lances con confianza a los brazos de Jesús. Para que cuando llegue la Navidad, tengas tu corazón preparado y dispuesto a recibir nuevamente al Niño.

Déjate llenar del Espíritu Santo. Deja que toque tu corazón y te transforme. Hoy el Señor te mira con ternura y tú puedes decirle como el Salmo 84: «Muéstrame, Señor, tu misericordia y dame tu salvación.»

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,582 other subscribers

Enlaces recomendados