I Domingo de Adviento: ¡Mirad! ¡Vigilad!

Hoy comenzamos un nuevo año litúrgico con el primer domingo de Adviento. El Evangelio que proclamamos es san Marcos 13, 33-37. El Señor nos invita a estar en vela. Dice: «Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento.»

I Domingo de Adviento: ¡Mirad! ¡Vigilad!

Me pregunto, ¿por qué no le damos más importancia a este mensaje? Es posible que preferimos no pensar en la segunda venida del Señor, para no enfrentarnos con los cambios o ajustes que estamos llamados a hacer.

Hermanos, el Adviento es un tiempo de espera y preparación, pero lo hemos convertido en tiempo de prisas, tensión y fiestas. Pero si nos detenemos un poco, si reducimos la velocidad, podremos ver claramente cuál es la voluntad de Dios para nuestras vidas y nos podremos preparar.

Debemos entender que la voluntad de Dios no es complicada. A veces nos enredamos en esto. La voluntad de Dios para mi vida es amar, amar a mi prójimo. Esto es, a los que viven conmigo y a los que tengo de frente. A los que me voy encontrando en el transcurso del día y a los que el Señor me pone en el camino. La voluntad de Dios es escuchar su Palabra, que nos invita a amar siempre. Tan sencillo y tan profundo.

El Papa Francisco describe el tiempo de Adviento como: “Un tiempo de gracia para iniciar una nueva vida.”

Te invito a que, en estas semanas antes de la Navidad, dediquemos tiempo a la oración con calma. Sacar tiempo para la Misa diaria y para orar con la Palabra. Esta es la manera de estar preparados.

Oremos con el Salmo 79: «Oh Dios, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve.»

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,578 other subscribers

Enlaces recomendados