Domingo de la Ascensión: Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo

Hoy celebramos la Ascensión del Señor. Veamos cómo la describe el Catecismo en el #659:

“Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al Cielo y se sentó a la diestra de Dios. El Cuerpo de Cristo fue glorificado desde el instante de su Resurrección como lo prueban las propiedades nuevas y sobrenaturales, de las que desde entonces su cuerpo disfruta para siempre.”

Domingo de la Ascensión: Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo

Recordemos que esta es la última vez que Jesús aparece físicamente visible entre sus discípulos. Nuestro Señor vuelve a la gloria, que desde la eternidad comparte con el Padre y el Espíritu Santo y lleva consigo a la humanidad redimida.

Y, ¿por qué esto es importante para nosotros? Veámoslo así: El Señor resucitado y ascendido al cielo, nos promete prepararnos un lugar para que un día lleguemos a compartir la gloria de su morada. Nosotros confiados en su promesa, nos entregamos en sus manos confiados en que Él nos perdonará, nos sanará, nos resucitará y nos glorificará.

Dice la primera lectura (Hechos 1,1-11), «¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo?»

Dice en el Evangelio (Mateo 28, 16-20), «Al verlo, ellos se postraron, pero algunos vacilaban.»

Y tú, ¿eres de los que vacila, de los que se quedan plantados mirando, o de los que se postran ante Él?

Finalmente, la promesa no puede ser más clara: «Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.»

¡Gracias Señor! ¡Alabo tu Nombre y me postro ante ti!

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,579 other subscribers

Enlaces recomendados