De un extremo al otro

Padre Leo nos regala otra interesante reflexión que nos puede ayudar a vivir la Cuaresma con más entrega y devoción…

Si hablamos con algunos de nuestros padres o abuelos nos dirían que hace poco más de 50 años la Cuaresma era bastante distinta. La mortificación era pública, tal vez más formal y estricta, que interior y espontánea, se restringían los juegos, los conciertos, la música y diversiones en general, y se modificaba el menú fuertemente. Entonces se acentuaba el sacrificio, y así se veía como un tiempo triste y duro.

A raíz del C. Vaticano II, la Iglesia quiso darle otro giro (cf. Constitución apostólica Paenitemini de S.S. Pablo VI y Normas Universales sobre el Año Litúrgico, 27), reforzando la meta de la Cuaresma, es decir llegar a la Pascua y renovar nuestro Bautismo, valorar más la renovación interior (la conversión verdadera) sobre lo meramente formal, y a la vez suavizar las exigencias penitenciales, dejando a la libertad y el desarrollo espiritual de cada persona la mayor parte de los sacrificios o acciones penitenciales a elegir.

A lo mejor nos hemos ido de un extremo al otro. Pasamos de una Cuaresma, quizá dura y lúgubre, a una Cuaresma que ni lo parece. Casi eliminamos los sacrificios, pasamos de la prohibición de las diversiones a casi prohibir la moderación, la austeridad y el recogimiento. Ciertamente lo importante es la transformación interior, pero ésta también se puede propiciar si la vivimos comunitaria y socialmente. Sin quitar la importancia de lo interior, tampoco puede ser tan y tan interior que ni se note en algo externamente nuestra conversión.

Reconsideremos nuestras vivencias cuaresmales y alcancemos un sano y sabio equilibrio que nos permita vivir la virtud de la penitencia profundamente interior, pero sin dejar que se proyecte exteriormente de modo apropiado para el bien de los demás y para que viendo nuestras buenas obras los demás glorifiquen a nuestro Padre del cielo (cf. Mt 5, 16).


Fuente: Hoja parroquial de la Parroquia María Madre de la Misericordia.

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,636 other subscribers

Enlaces recomendados