16 de diciembre: pregúntate cuántas veces

16 de diciembre
pregúntate cuántas veces
cuestionas la acción de Dios y su Palabra

16 de diciembre: pregúntate cuántas veces

Vamos a hablar claro: la Navidad es Jesús. Todo lo demás es accesorio o gira alrededor de esa única y gran Verdad. Los regalos, las fiestas y los adornos no son nada en sí mismos. ¡Entendámoslo! No nos celebramos nosotros, le celebramos a Él, su nacimiento, el Milagro de milagros: Dios se hizo Hombre y habitó en medio nuestro. Puede que el mundo ya no quiera reconocerlo, o que algunos se empeñen en querer cambiarle el sentido (o más aún, en quitarle todo sentido), pero sin Jesús no habría Navidad… y sin Navidad no habría Cruz, ni Resurrección, ni Redención, ni Iglesia, ni Esperanza. Sin Navidad estaríamos perdidos a nuestra suerte en un mundo sin Amor: ¡sin El Amor!!!

El Evangelio de hoy narra un incidente en el Templo de Jerusalén, cuando los sumos sacerdotes y ancianos le cuestionaron a Jesús de dónde provenía su autoridad para predicar y actuar como Él hacía. Su intención era desprestigiarlo ante el pueblo, poner en duda su capacidad para enseñar. Algo más o menos así sucede cuando escuchamos decir “felices fiestas” en lugar de “feliz Navidad”. Por un lado, las posturas políticamente correctas intentan despojar a la Navidad de su sentido religioso-cristiano, mientras que el tiempo de Adviento trata de que pongamos las cosas en su justa perspectiva. Navidad significa esperar a Alguien… y Su llegada lo significa todo en la vida de los cristianos.

Este es un tiempo de reflexión, de volver la mirada y el corazón a Dios. Es tiempo de tomar decisiones y de cambiar radicalmente la vida. No de cambiar por cambiar, como quien renueva el guardarropa o se cambia el peinado, sino de cambiar para ser mejores. Más humanos… y más divinos. Más como ÉL, que teniéndolo todo, quiso dejarlo para venir a estar a nuestro lado—al lado tuyo y mío—para que sintiéramos toda la anchura, la longitud, la altura y la profundidad del Amor de Dios.

Este es tiempo de ponernos en camino y seguir la estrella, como hicieron los Magos de Oriente. O como los pastores, de dejarnos embriagar por el dulce cántico de los ángeles. Es tiempo de buscarle hasta encontrarlo… para postrarnos a los pies del humilde pesebre de Belén y adorar al pequeño Niño Dios que vuelve a nacer de nuevo. Este es tiempo de regalar, no regalos costosos, sino las cosas que de verdad tienen valor: nuestro tiempo, nuestro esfuerzo, nuestra vida y nuestros sueños, para que Él los convierta en dones que regalar a otros.

Aún nos quedan unos días antes de su llegada… en lugar de cuestionar tanto a Dios por las cosas que no entendemos, démosle autoridad plena para que Él sea Dueño y Señor de nuestras vidas.


La frase para la reflexión de cada día de Adviento está tomada del Calendario de Patricia y Nacho (con la ayuda de Enca y Nito) y se inspira en las lecturas del día.

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,650 other subscribers

Enlaces recomendados