11 de diciembre: abandona tu cansancio en brazos de Dios

11 de diciembre
abandona tu cansancio en brazos de Dios
y deja que su amor te reconforte

11 de diciembre: abandona tu cansancio en brazos de Dios

En el Antiguo Testamento encontramos la imagen de un Dios cercano a su pueblo, que se interesa por ellos, que los guía y protege. Pero a pesar de su cercanía, Dios guardaba una cierta distancia. Por ejemplo, en el Templo de Jerusalén, el lugar conocido como el “Santo de los Santos”—Sanctum sanctorum en latín—era donde se guardaba el Arca de la Alianza. Esa era la morada de Dios en el Templo y solamente podía entrar el Sumo Sacerdote, una vez al año, en la fiesta de la expiación (Yom Kipur).

Belén significó un cambio radical en la forma cómo vemos a Dios y cómo nos relacionamos con Él. Dios cruzó la frontera entre lo divino y lo humano para convertirse en uno de nosotros y uno con nosotros. Fíjate, Jesús era todo hombre y todo Dios. Y Él quiso experimentar en carne propia todo lo que nosotros experimentamos en nuestras vidas. La mayor prueba de su entrega la encontramos en la Pasión. Jesús no se limitó a padecer dolor físico, sino que se enfrentó a la burla, la humillación, el desprecio, la soledad, el abandono y la traición de sus amigos… el Rey del universo se despojó de todo y se convirtió en el más pobre y miserable de todos los hombres. A partir de entonces, tú y yo ya no tenemos que sentirnos solos, ni abandonados, ni despreciados, ni humillados… porque tenemos a Alguien que nos comprende. Fíjate, no hay sufrimiento, por grande o duro o fuerte que sea, que Dios no lo comprenda, porque Él los experimentó todos. ¿¡No te parece maravilloso esto?!

En el Evangelio de hoy Jesús invita a todos los que están cansados y agobiados a buscar descanso en Él. Es una invitación llena de esperanza. Una invitación que comenzó en Belén cuando los pastores y los magos se acercaron para adorar al Niño Dios. Allí, al pie de aquel humilde pesebre, la humanidad descansó y encontró la Paz que había añorado por siglos.

Nuestro camino de Adviento sigue adelantando y estamos a dos semanas de que Jesús vuelva a nacer en nuestros corazones. Hoy descansa. Deja tus cargas y tu cansancio y tus preocupaciones en manos de Dios… y deja que Él te inunde con su Amor.


La frase para la reflexión de cada día de Adviento está tomada del Calendario de Patricia y Nacho (con la ayuda de Enca y Nito) y se inspira en las lecturas del día.

Comentarios

  1. AMÉN.

    PEDRO ARSENIO LAVARREDA ANLÉU.

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,661 other subscribers

Enlaces recomendados