XV Domingo durante el año: anda, haz tú lo mismo

En el Evangelio de hoy (Lucas 10,25-37), un maestro de la ley le pregunta a Jesús: «¿Y quién es mi prójimo?» Ciertamente es una pregunta válida. Jesús le explica con una parábola sobre la misericordia, para finalmente decirle: «Anda, haz tú lo mismo.»

XV Domingo durante el año: anda, haz tú lo mismo

Veámoslo así: Mi prójimo es cualquier persona que necesite conocer y experimentar el amor y la misericordia de Dios y esto incluye, claramente, a todos.

Con aquella historia, Jesús, en cierta manera quería decir que no nos preocupemos tanto de saber quién es mi prójimo; más bien en ser un prójimo para quienes nos encontremos por el camino. Parece un juego de palabras, pero desde este ángulo, lograremos amar «al prójimo como a ti mismo».

El Señor nos llama a dejar la comodidad. A servir sin pensarlo dos veces y sin interés de sacar nada a cambio, aun arriesgándonos al rechazo. Como el Señor, que arriesgó todo para salvarnos.

De nuevo, mi prójimo incluye a todos. Desde aquel que no me cae bien, hasta los que viven en casa conmigo. A ellos, con mayor razón debemos atender y servir. Amar desinteresadamente es una consecuencia natural del amor a Dios.

Como decía Santa Madre Teresa de Calcuta: “El fruto del amor es el servicio”. «Anda, haz tú lo mismo.»

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,580 other subscribers

Enlaces recomendados