Oración de San Juan Eudes por la Encarnación

Oración de San Juan Eudes por la Encarnación

Jesús, te adoro en el momento de tu encamación. Adoro tus primeros pensamientos, tus primeros actos de adoración, oblación, amor y alabanza para tu Padre celestial. Que por siempre seas alabado, bendecido, adorado y amado por el honor que le has tributado.

A la luz de la fe, contemplo los grandes designios que tienes sobre María. En ella se cumple este misterio. Adoro los primeros efectos de gracia, de luz y santidad que has obrado en tu Santa Madre en este momento. Alégrate, Virgen María, porque el Todopoderoso ha realizado en ti maravillas. Has llevado en ti a quien los cielos no pueden contener. Bendita seas entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre, Jesús.

Jesús, al contemplar a tu Padre, en el momento de tu encarnación, también te has fijado en mí. Has pensado en mí, me has amado, te me has dado. Al comenzar a vivir en la tierra comenzaste a vivir para mí. Desde este momento has tenido el designio de grabar en mí una imagen perfecta de tu encamación. De unirme a ti, de unirte tú a mí, por tu gracia y tus sacramentos. De llenarme de ti, de establecerte en mí, de formarte en mí, para vivir y reinar allí perfectamente. Gracias, Jesús, amén.

Comentarios

  1. AMÉN.

    PEDRO ARSENIO LAVARREDA ANLÉU.

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,650 other subscribers

Enlaces recomendados