II Domingo de Cuaresma: la Transfiguración

El Evangelio de hoy (Lucas 9, 28-36) narra la Transfiguración del Señor. Es un adelanto de la gloria de la Resurrección y previo a los días oscuros del arresto, tortura y asesinato de Nuestro Señor.

II Domingo de Cuaresma: la Transfiguración

Pedro, Juan y Santiago estaban ante una visión de su gloria celestial, pero sabemos que no entendían completamente lo que allí estaba ocurriendo.

Jesús sabía que su muerte los estremecería y quiso regalarles esta visión para fortalecerlos, ante la crudeza de lo que iban a ser testigos los próximos días. Pedro tomó la palabra y dijo: «Maestro, qué bien se está aquí». Sin saber que eran llamados a bajar a la realidad de lo que les esperaba. Muchas veces nosotros tampoco entendemos y el Señor nos regala momentos especiales para fortalecernos.

Podemos decir que el hilo conductor de las lecturas de hoy es que fijemos los ojos en el cielo. El Señor quiere que lo escuchemos. Quiere que nos centremos en Él y en sus promesas. El Señor quiere mostrarnos su gloria, su amor y su misericordia y transformar nuestro corazón.

Cuenta la Palabra que «una voz desde la nube decía: Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle.» El Señor da un anticipo de la vida deslumbrante que nos espera.

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,580 other subscribers

Enlaces recomendados