Huellas en la arena

El pescador solitario era un hombre de Dios. Un día tuvo la audacia de pedirle al Señor un signo de su presencia y de su compañía:

– Señor, hazme ver que caminas conmigo, dame el don de experimentar que me amas.

Cuando reemprendía el camino que le conducía de nuevo a su casa, observó con asombro que junto a las huellas de sus pies descalzos habían otras cercanas.

– Mira, le dijo el Señor, esas huellas que vez junto a las tuyas son las huellas de mis pies. Tú no me has visto, pero yo estaba contigo.

La alegría de este hombre fue inmensa, inmensa. Pero no siempre fue así. Vinieron días de tormenta, de frío. Caminaba taciturno por la playa, de un lado hacia otro, y observó, con asombro, que nada más en la arena había dos huellas de pies.

– Señor, has caminado conmigo cuando estaba contento. Ahora que el desánimo y el cansancio hacen mella en mi vida… Señor, ¿dónde estás?

Y el Señor le contesto:

De ninguna manera,
Yo a ti te dejé.
En los momentos difíciles,
se ven solo dos pies.
Eran los míos,
que Yo a ti te llevé
entre mis brazos,
jamás te abandoné.

[audio: harijans_huellasenlaarena.mp3]

Comentarios

  1. Bonito mensaje, para reflexionar en el dia a dia, me encantaria me enviaran la nota en audio a mi correo bendiciones

    Noel
  2. Estas historias cortas son muy buenas, solo falta saber como imprimirlas para darle lectura en reuniones de mi parroquia.

    rodrigo machado

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,636 other subscribers

Enlaces recomendados