El camino de Cuaresma 3

ayuna
apaga el teléfono,
el ordenador o la tele un rato

San Agustín decía que el ayuno no es una cuestión de estómago, sino de corazón. ¡Y tiene mucha razón! Fíjate, durante la Cuaresma solemos privarnos de comer carne los viernes. Esto lo hacemos —al menos se supone que lo hagamos— para tener un pequeño sacrificio que ofrecerle al Señor. En teoría es muy bonito, pero en la práctica substituir el filete por una langosta está muy lejos de ser un sacrificio o de poder llamarse ayuno o abstinencia. Agustín, con esa sabiduría innata de los amigos íntimos de Dios, sabe que no es cuestión de pasar hambre física, sino de tener hambre espiritual… hambre y sed de Dios, que nos impulse a buscarlo con más ansias, más deseos y más fe.

Hoy te invito a apagar todo tus aparatos “inteligentes” y, por lo menos durante un rato, sumérgete en ese rincón escondido que hay en tu corazón para hablar con Dios usando las palabras del salmista (salmo 63):

Oh Dios, tú eres mi Dios,
yo te busco ardientemente;
mi alma tiene sed de ti,
por ti suspira mi carne
como tierra sedienta, reseca y sin agua.
Sí, yo te contemplé en el Santuario
para ver tu poder y tu gloria.
Porque tu amor vale más que la vida,
mis labios te alabarán.
Así te bendeciré mientras viva
y alzaré mis manos en tu Nombre.

Mi alma quedará saciada
como con un manjar delicioso,
y mi boca te alabará
con júbilo en los labios.
Mientras me acuerdo de ti en mi lecho
y en las horas de la noche medito en ti,
veo que has sido mi ayuda
y soy feliz a la sombra de tus alas.
Mi alma está unida a ti,
tu mano me sostiene.

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,609 other subscribers

Enlaces recomendados