Creo, pero ayúdame a creer más

Creo, pero ayúdame a creer más

Creo en Ti, Señor,
pero ayúdame a creer con más firmeza;
espero en Ti, pero ayúdame a esperar con más confianza;
te amo, Señor, pero ayúdame a amarte más ardientemente;
estoy arrepentido, pero ayúdame a tener mayor dolor.

Te adoro, Señor,
porque eres mi creador
y te anhelo porque eres mi último fin;
te alabo porque no te cansas de hacerme el bien
y me refugio en Ti, porque eres mi protector.

Que tu sabiduría, Señor,
me dirija y tu justicia me reprima;
que tu misericordia me consuele
y tu poder me defienda.

Te ofrezco, Señor
mis pensamientos, para que se dirijan a Ti;
te ofrezco mis palabras, para que hablen de Ti;
te ofrezco mis obras, para que todo lo haga por Ti;
te ofrezco mis penas, para que las sufra por Ti.

Todo aquello que quieres Tú, Señor,
lo quiero yo, precisamente porque lo quieres Tú,
quiero como lo quieras Tú
y durante todo el tiempo que lo quieras Tú.

Te pido, Señor,
que ilumines mi entendimiento,
que inflames mi voluntad,
que purifiques mi corazón
y santifiques mi alma.

Ayúdame a apartarme
de mis pasadas iniquidades,
a rechazar las tentaciones futuras,
a vencer mis inclinaciones al mal
y a cultivar las virtudes necesarias.

Concédeme, Dios de bondad,
amor a Ti,
odio a mí,
celo por el prójimo,
y desprecio a lo mundano.

Dame tu gracia
para ser obediente con mis superiores,
ser comprensivo con mis inferiores,
saber aconsejar a mis amigos
y perdonar con mis enemigos.

Que venza la sensualidad con con la mortificación,
con generosidad la avaricia,
con bondad la ira;
con fervor la tibieza.

Que sepa yo tener prudencia, Señor,
al aconsejar,
valor frente a los peligros,
paciencia en las dificultades,
humildad en la prosperidad.

Concédeme, Señor,
atención al orar,
sobriedad al comer,
responsabilidad en mi trabajo
y firmeza en mis propósitos.

Ayúdame
a conservar la pureza de alma,
a ser modesto en mis actitudes,
ejemplar en mis conversaciones
y a llevar una vida ordenada.

Concédeme tu ayuda
para dominar mis instintos,
para fomentar en mí tu vida de gracia,
para cumplir tus mandamientos
y obtener la salvación.

Enséñame, Señor,
a comprender la pequeñez de lo terreno,
la grandeza de lo divino,
la brevedad de esta vida
y la eternidad de la futura.

Concédeme, Señor,
una buena preparación para la muerte
y un santo temor al juicio,
para librarme del infierno
y alcanzar el paraíso.

Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

—Oración universal atribuida al Papa Clemente XI

Comentarios

  1. Yo te amo señor, sabes que dia a dia te estoy buscando mas, necesito tener ese encuentro diario y sincero con tigo, aveces son muy fria, pero yo te sigo buscando a ti señor y a MARIA SANTISIMA

    Liliana
  2. Amen, bendito DIOS, y su santo nombre, te agradezco niño x compartir esta bella oración con nosotros, al leerla me hizo mucho bien y se que me va ayudar mucho.
    DTB.

    Beatriz

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,607 other subscribers

Enlaces recomendados