Bendición para las madres

Bendición para las madres

Dios de Amor, escucha nuestra oración.

Dios de todos los santos, de Sara, de Ruth y Rebeca; Dios de santa Isabel, madre de Juan, de Santa María, Madre de Jesús, escucha nuestra petición y bendice a las madres de nuestra familia.

Bendícelas con la fortaleza de tu Espíritu, ellas que le han enseñado a nuestros niños como pararse y caminar.

Bendícelas con la melodía de tu amor, ellas que nos han enseñado como hablar, como cantar y como orar contigo.

Bendícelas con un lugar en la mesa de la eternidad, ellas que han alimentado y criado la vida que se formaba en ellas, mientras aún indefensa se abrazaba a su amor.

Bendícelas hoy, ahora, en esta vida, con cosas buenas y con salud.

Bendícelas con alegría, con amor, con la sonrisa y el orgullo de sus hijos, y rodéalas de muchos buenos amigos.

Que ellas, que llevaron la vida en sus vientres, sean cargadas un día en tus divinos brazos: y allí, por toda la eternidad, se regocijen con su familia y amigos.

Que esta bendición y todos las gracias, te pedimos, desciendan sobre las madres de nuestra familia: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.


Traducida al español del libro Oraciones para la Iglesia Doméstica de Father Edward Hays.

Comentarios

  1. AMÉN.

    Pedro Arsenio Lavarreda Anleu

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,610 other subscribers

Enlaces recomendados