21 de diciembre: bendice al Señor

21 de diciembre
bendice al Señor
por las veces en que confirma su Palabra
a través de pequeños detalles

21 de diciembre: bendice al Señor

A mi abuela le gustaba mucho un trabalenguas que decía: “No me mires. Mira que miran que nos miramos. Miremos la manera de no mirarnos. No nos miremos. Y cuando no nos miren, nos miraremos”. No sé si tú lo sientes igual pero en la imagen que acompaña esta reflexión, hay un aire de intimidad entre las miradas del pastorcito y de María. Es como si el niño reconociera quién era la Virgen y quién era Aquel que ella llevaba en su vientre. Imagino su alegría, unos días más tarde, cuando el ángel le dio la noticia del nacimiento del Niño Dios… y nuevamente, en el pesebre, compartiera otra mirada de complicidad con la Madre.

Algo parecido debe haber sucedido en el encuentro entre María e Isabel que nos narra el Evangelio de hoy. Dos mujeres embarazadas que se saludan. María, la Llena de Gracia, que lleva en su vientre al Hijo de Dios. Isabel, con seis meses de embarazo del último de los profetas. Ese momento se encontraron por primera vez el Antiguo y Nuevo Testamento. El Espíritu Santo que revolotea, y Juan, que desde el seno de su madre, reconoce al Mesías y salta de gozo. Todos esos pequeños detalles con los que Dios le confirmaba a ambas que la Salvación de la humanidad había llegado. ¡Las miradas de las dos mujeres deben haber dicho tantas cosas en aquel instante! Aquel encuentro no podía terminar de otra forma: las dos mujeres bendicen y alaban a Dios por todo lo que ha hecho en ellas… ¡y por lo que hará a través de sus hijos!

El final del Adviento tiene mucho de la Visitación: colocar el Belén en los hogares e iglesias, los villancicos, la bendición del árbol de Navidad, las posadas y Misas de aguinaldo (las devociones particulares de cada región para estos últimos días)… En fin, todos los pequeños detalles con los que Dios nos recuerda que pronto—¡muy pronto!—celebraremos el Nacimiento de su Hijo.

Tal vez eres de Eucaristía diaria, pero si no, mañana es el último domingo de Adviento, te invito a que cuando el sacerdote eleve a Jesús sacramentado, cruces tu mirada con la Suya—como hicieron el pastorcito y la Virgen María—y tu corazón se desborde en una alabanza, bendiciendo al Señor por todas esa pequeñas cosas que Él hace en tu vida.


La frase para la reflexión de cada día de Adviento está tomada del Calendario de Patricia y Nacho (con la ayuda de Enca y Nito) y se inspira en las lecturas del día.

Comentarios

  1. AMÉN.

    PEDRO ARSENIO LAVARREDA ANLÉU.

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,646 other subscribers

Enlaces recomendados