Dios nos invita a experimentar el perdón

Al comienzo de cada Eucaristía somos invitados a revisar nuestros actos de amor o de desamor que hemos tenido con otros o con nosotros. Hacemos una pausa para descubrir si por amar a los y las demás hemos sido capaces de morir a nosotros mismos y a nosotras mismas. Es la oportunidad de descubrir que, a pesar de nuestros actos, el hecho de arrepentirnos y querer enmendarnos nos permite experimentar el Amor infinito de Dios.

Aunque estemos bautizados y confirmados y aún impregnados de la Eucaristía, todavía tenemos la tendencia interior de ser egoístas y a dejar de amar. Pero Dios nunca nos deja de amar y la Iglesia celebra esto en el sacramento de la Reconciliación.

Lo llamamos el sacramento de “conversión” porque cuando lo celebramos el Espíritu de Amor nos impulsa a volver nuestro corazón al amor divino a través de Cristo, quien nos revela ese amor.

El término de “penitencia” viene de la palabra en latín repere, la cual sugiere una postura de arrepentimiento y un proceso de cambio. También se llama “confesión” debido a que es a través de esa experiencia por la cual somos invitados a confesar en voz alta cómo perdimos el camino del amor y así reconocer que la misericordia de Dios es interminable.

Y se llama el sacramento de la “reconciliación” porque le da armonía de nuevo a nuestra vida. Nos pone de nuevo en nuestro camino de fe y celebra el maravilloso amor de Dios.

La tarea que nos corresponde es poder llevar a la vida, desde nuestro ambiente familiar, la experiencia del perdón. Existen diversas maneras para cultivar esta actitud, como por ejemplo, anime a sus familiares a disculparse cuando ofendan a alguien y muestre arrepentimiento; dígale: “si te sientes mal por lo que hiciste debes decírselo”; si es usted el que hiere a alguien permita a sus familiares escucharlo dando disculpas; imitando a Jesús: hágale ver a quienes le rodean que siempre serán amados por ustedes aunque cometan algún error, un buen ejemplo sería decirle: “Te amo, pero no me gustó lo hiciste”. Anime a que todos y todas en la familia participen con regularidad del sacramento de la reconciliación para crecer en la vida cristiana.


Catequesis #10 (La Familia: iglesia doméstica), tomada de las catequesis dominicales de la Arqidiócesis de San Juan en preparación para el Trienio para el V Centenario.

Comentarios

  1. me gusta este tema del perdon me gustaria que hablaran de el señor concede el perdon a las personas que suplican o pidenn el perdon gracias los felicitos por este sitio Dios los bendiga mucho.

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,636 other subscribers

Enlaces recomendados