XIX Domingo durante el año: estad preparados

Nuevamente, el Evangelio (Lucas 12, 32-48) nos invita a mantener un balance en nuestras vidas. De seguro todos queremos un día llegar a estar junto a Jesús en el cielo, pero al mismo tiempo, sentimos que el mundo y sus seducciones nos arrastran con fuerza.

XIX Domingo durante el año: estad preparados

Qué difícil es decir no a ciertos placeres. Nos justificamos diciendo que nos es tan malo o que todos lo hacen. El resultado inevitablemente es que ponemos el enfoque en nosotros mismos: en mis deseos, mis gustos, mi decisión y le quitamos la mirada a Dios y lo que Él quiere para nuestras vidas.

El Evangelio habla de un «tesoro inagotable en el cielo.» El Señor quiere que dediquemos toda nuestra vida a acumular estos tesoros y no bienes materiales en la tierra. Muchas veces, en el afán de acumular riquezas, descuidamos lo principal y más valioso: la salvación de nuestra alma.

Jesús nos invita a tener un alma limpia, un espíritu dócil, una actitud bondadosa y compasiva y el deseo desinteresado de servir al que necesita. Esto hay que desearlo y pedirlo con fe.

El llamado es a estar en vela para cuando Él llegue. «Estad preparados.» Para eso, aceptemos humildemente la obra que Dios quiere hacer en nosotros.

«No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino.»

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,578 other subscribers

Enlaces recomendados