XIII Domingo durante el año: Señor, te seguiré a donde quieras

Todo apuntaba a que Jesús no debía ir a Jerusalén, porque las circunstancias no lo favorecían. Dice el Evangelio de hoy (Lucas 9,51-62): «Jesús tomó la firme determinación de emprender el viaje a Jerusalén.»

XIII Domingo durante el año: Señor, te seguiré a donde quiera

El Señor estaba convencido de llevar su predicación allí. Sabía que en Jerusalén le esperaba, no sólo la muerte, sino también la vida. Jesús sabía que sin cruz no habría resurrección, ni habría victoria sobre la muerte.

Veámoslo así: La libertad de la resurrección exige la muerte en la cruz. Jesús nos muestra el camino a Jerusalén, donde se encuentra la cruz, para que encontremos la libertad. «Para vivir en libertad, Cristo nos ha liberado» (Gálatas 5,1). El amor lo impulsaba a seguir adelante.

Eres llamado a dejar que el Espíritu Santo transforme tu antigua vida de pecado. Busca ese aspecto de tu vida, que necesite ser transformado, decídete a entregarlo y abraza la cruz. Con confianza, con alegría, pues vas a ganar una vida llena del poder de Dios.

Dile al Señor como en la lectura: «Te seguiré adonde vayas.» La verdad es que no sabemos cuál fue la decisión de ellos, pero sí sabemos cuál debe ser la nuestra.

Por algo nos recuerda el Señor por medio de san Pablo: «Mi gracia te basta, que mi fuerza se muestra perfecta en la flaqueza» (2 Corintios 12,9).

Yo respondo: Sí, Señor, te seguiré a donde quiera que Tú me lleves.

¡Adelante con fe!

Diácono Richie

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,580 other subscribers

Enlaces recomendados