Judas o Cirineo, tú escoges

Judas o Cirineo, tú escoges

No hay duda que el protagonista de estos días —ojalá fuera el protagonista de todos nuestros días— es Jesús.  Pero durante la Pasión se nos van a presentar una serie de personajes secundarios que muestran diferencias marcadas en la manera como nos acercamos al Misterio de Cristo.

Por ejemplo, el Evangelio de hoy nos presenta a Judas Iscariote acordando el precio de su traición con los sumos sacerdotes.  Resulta conveniente fijarnos en la figura de Judas y descargar sobre él todo el peso de la Pasión, pero la realidad es que fueron muchos los “traidores” que conspiraron para darle muerte al Señor.  Los sumos sacerdotes traicionaron a Dios cuando se hicieron sordos al mensaje de Jesús.  Los fariseos y saduceos le traicionaron cuando le tendían una trampa en cada oportunidad que tenían.  El pueblo lo traicionó cuando pidió su crucifixión sabiendo que era un hombre inocente.  Judas fue el instrumento para darle fin a la intriga —“un tonto útil en manos de los poderosos”, le llama Héctor Márquez en uno de sus artículos—, pero culpables y traidores hay muchos… nosotros incluidos, ¿¡o de verdad crees que tú y yo nunca hemos traicionado a Dios?!

Otro personaje que veremos es Simón de Cirene —el Cirineo—, un hombre que venía del campo cuando los soldados llevaban a Jesús camino al Gólgota.  El centurión, ante el desgaste y agotamiento de Jesús por tanto martirio, lo obliga a cargar la cruz el trecho que faltaba.  Lo que comenzó para el Cirineo como una imposición, termina convirtiéndose en una carga dulce, pues reconoce en la humildad de aquel pobre condenado una dignidad que daba testimonio de Él. ¿Sería verdaderamente el Mesías? ¿Acaso los sumos sacerdotes y el pueblo y Pilato no le reconocieron? ¡¿Es que nadie se da cuenta que estamos a punto de crucificar a Dios?!?!!!

La foto que acompaña este artículo es una foto que se hizo viral hace unos meses. Una niñita que, en su inocencia e ingenuidad, no se da cuenta que se trata de una estatua y hace un esfuerzo (como pequeña cirinea) por ayudar aquel pobre hombre que sucumbía ante el peso de la cruz.

Hoy nos toca a nosotros decidir cómo vamos a entrar a estos días santos, como Judas Iscariote o como Simón de Cirene… más aún, si vamos a entrar como adultos o con la inocencia de niños pequeños ante el Misterio de Dios que da la vida para salvarnos.

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,634 other subscribers

Enlaces recomendados