Fue el mismo Dios

Hace unos días alguien me cuestionaba la divinidad de Jesús… “Fue solamente un hombre”, me decía… y en cierto modo tenía razón: Jesús fue un hombre común y corriente… «semejante a nosotros en todo, excepto en el pecado», nos dice San Pablo… esa es la parte más fascinante del Misterio de Cristo… que siendo Dios omnipresente, omnipotente y omnisciente… Creador de todo cuanto existe… un día, por amor a ti y a mí, decidió despojarse de su divinidad… para ser como nosotros…

No sé si alguna vez te has puesto a pensar lo que significa la Encarnación… Dios lo sabe todo, lo puede todo y lo abarca todo… sin embargo, decide renunciar a todo eso y nacer como un niño pequeño e indefenso… someterse a las leyes de la naturaleza significa que tuvo que aprender a hablar y caminar como cualquier niño… tuvo que ser alimentado y protegido por sus padres… sintió hambre, frío, calor… se enfermó y sintió dolor… su cuerpo experimentó el cansancio, la fatiga, el miedo, la angustia y la ansiedad… Dios conoce personalmente todo lo que tú y yo pasamos… porqué Él también lo sufrió…

Como hombre, Dios enfrentó las tentaciones del demonio, del mundo y de la carne… como hombre, tuvo momentos de debilidad… y como hombre venció siempre, rechazando el pecado en todos sus matices… esa es una de la cosas que vino a mostrarnos… que se puede vivir en la «perfección» a pesar de nuestra condición humana…

Dios se hizo hombre, sí… pero Dios nunca dejó de ser Dios… aunque se anonadó y despojó de su gloria y majestad… su naturaleza divina siempre estuvo presente, coexistiendo junto con la naturaleza humana que asumió… unión hipostática, le llaman los teólogos a esa unión perfecta de sus dos naturalezas… verdadero Dios y verdadero hombre, nos enseña la Iglesia… un Misterio maravilloso y fascinante, encuentro yo… Misterio que nos sobrepasa… y nos envuelve… y nos invita a creer…

De eso se trata la fe… de creer más allá de lo evidente… de experimentar a Dios en tu vida, no sólo con el intelecto, sino con el corazón… cuando nos abrimos a su Amor y Misericordia… podemos comprender que Quien entregó su vida para que nosotros viviéramos, fue el mismo Dios…

Comentarios

  1. el amor y la humildad de Dios en todo su esplendor bendito seas por siempre .

    maria de los angeles

Tienes algo que decir

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos.

facebook Sigue nuestro grupo de oración en Facebook.

Apuntes del camino es nuestro weblog o bitácora, donde presentamos pequeñas reflexiones sobre los temas cotidianos que encontramos a lo largo de nuestra peregrinación...

Te invitamos a comentar, aportar, sugerir, elogiar, objetar, refutar... sobre los temas y artículos que aquí presentamos... Lo único que te pedimos es que lo hagas con respeto y caridad, según los valores del Evangelio...

Para dejar tu petición de oración visítanos en

Oremos juntos

«Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 42, 2-3)...

Recibe nuestros artículos por email...

Subscríbete a nuestro blog y recibirás una notificación cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

Join 7,612 other subscribers

Enlaces recomendados